Queda instalada la Comisión de Vigilancia de la LXII Legislatura

Queda instalada la Comisión de Vigilancia de la LXII Legislatura

La preside la diputada de Morena, Marite Hernández Correa.

Pepe Alemán

Con un llamado a que no surja otra “ecuación corrupta”, este viernes se instaló foralmente la Comisión de Vigilancia de la LXII Legislatura del Congreso del Estado que preside la diputada de Morena, Marite Hernández Correa.

La sesión de instalación se llevó a cabo en la sala “Jaime Nunó” de la sede legislativa de jardín Hidalgo, donde estuvieron presentes el resto de los diputados integrantes: Martín Juárez Córdova, del PRI; Rolando Hervert Lara, del PAN, Edgardo Hernández Contreras, del PVEM; José Antonio Zapata Meraz, del PAN; Alejandra Valdés Martínez, de Morena; mientras que la perredista María Isabel González Tovar se excusó por su ausencia.

También estuvieron la titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Rocío Elizabeth Cervantes Salgado; el fiscal Anticorrupción, Jorge Alejandro Vera Noyola; y el representante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Efraín Arriola Ortiz. No acudieron el magistrado presidente del Poder Judicial estatal, Juan Paulo Almazán Cué; la presidenta de la Comisión Estatal de Garantía de Acceso a la Información Pública (CEGAIP); Paulina Sánchez Pérez del Pozo; el contralor estatal, Gabriel Rosillo Iglesias y el magistrado del Tribunal Administrativo, Juan Ramiro Robledo Ruiz.

En su mensaje, la presidenta de la Comisión de Vigilancia, diputada Marite Hernández Correa llamó a la ética y la integridad de las autoridades que manejan recursos públicos, “lamentablemente, el interés reincidente por ocupar un cargo público sin tener la preparación requerida asumiendo la responsabilidad que conlleva el ejercicio de la función pública afecta a los resultados de la misma”, indicó.

Refrendó el compromiso de los integrantes de la Comisión de Vigilancia de que “nunca más volveremos a presenciar una ecuación corrupta o revisiones o aprobaciones de cuentas públicas al vapor”.

Hernández Correa añadió que para nadie es desconocida la gran crisis de valores en la clase gobernante, en funcionarios, legisladores y jueces, “lo que pone de manifiesto una gran necesidad de promover la ética pública como un modo de detener conductas corrosivas que afectan directamente al buen funcionamiento de la administración pública y del quehacer político”, subrayó.

La diputada de Mirna instó a los representantes de las instituciones que acudieron a esforzarse más en recuperar los valores y principios éticos en el servicio público y a los integrantes de la Comisión de Vigilancia a trabajar “para vencer la crisis de legitimidad existente en el quehacer político respecto de la vigilancia y transparencia de los recursos públicos, para propiciar el surgimiento de las virtudes en las personas, en especial en quienes están al frente de las funciones públicas, para que al mismo tiempo se devuelva la confianza a los ciudadanos, de tal modo que éstos puedan confiar en sus instituciones”, apuntó.